Reflexión final

Que los tiempos son otros, que la enseñanza y la aprendizaje funcionan de manera diferente a como lo hacían hace unos años, no tantos, es algo que todos los docentes sabemos. Quizás no conozcamos bien en qué consiste ese cambio, quizás la velocidad con que todo transcurre nos impida tener una idea clara de qué ocurre, pero sí todos hemos notado un cambio, a menudo verbalizado en la expresión ‘para mal’, pues cada vez son mayores las dificultades que observamos quienes nos dedicamos a la enseñanza: un cambio de actitud en el alumnado, una diversidad que a veces nos supera por la escasez de recursos, los recortes en los presupuestos, la falta de formación del profesorado ante estos cambios y estas dificultades, la pérdida de esperanza del alumnado, las dificultades para mantener viva la Identidad Profesional del Docente, etc.

Sin duda, las visiones son en su mayoría pesimistas, pero estos nuevos tiempos y estas nuevas realidades vienen, también con sus soluciones. Ante las dificultades docentes, innegables, caben dos posibilidades: la inacción, esperando a que llegue un nuevo aire (un viejo aire que ya no volverá), o la acción, el carácter activo, la conciencia del docente como un elemento fundamental en la enseñanza que pasa nedcesariamente por ponerse a la vanguarda, a la cabeza, de la innovación tecnológica.

El docente debe ser consciente de que toda actividad exitosa en el siglo XXI es una actividad multidisciplinar. Ya no le basta su acumulación de conocimiento en su materia ni cierta inquietud didáctica. Tiene que sumergirse en la tecnología y, en vez de oponerse a ella, debe entenderla como una herramienta, como una aliada que le ayudará a mejorar su calidad en la enseñanza, que mejorará el aprendizaje de sus alumnos y que le hará sentirse mejor docente. ¿Se habrá negado alguna vez algún cirujano o algún científico a los avances tecnológicos? Creo que todos conocemos la respuesta. Y el docente, si bien la materia prima de su trabajo es diferente a la del científico o a la del médico o a la del ingeniero, su objetivo último es el de preparar a sus alumnos para la vida adulta, algunos de los cuales serán médicos, otros científicos, otros ingenieros, otros poetas, otros camareros.

Este curso me ha servido para confirmar completamente mi creencia y mi confianza en las nuevas tecnologías, las tecnologías que han cambiado el mundo y que lo siguen cambiando. Conocerlas más de cerca, comenzar a ver su aplicación directa en la labor docente es el primer aprendizaje que puedo citar.

Además de este primero, he comprobado que, si bien la labor docente es multidisciplinar, como he señalado antes, es también una labor coral. Conocer los trabajos de otros compañeros, docentes la mayoría, acceder a su creatividad, a su ingenio ante los retos y los problemas, me ha hecho ver que es necesario (al menos, muy conveniente) el trabajo colaborativo, propio, sin duda, de un mundo completamente conectado.

Debo sumar el descubrimiento de buena parte de las herramientas que se nos han ofrecido en el curso y el descubrimiento de otras nuevas, fruto de la curiosidad que este curso ha despertado en mí. En el futuro espero ir adquiriendo las destrezas necesarias para poder aplicarlas de manera eficaz en mi labor docente.

También me ha servido este curso para reflexionar sobre los nuevos retos educativos, y sobre la necesidad (si estos tiempos requieren otro tipo de docente diferente al convencional) de concienciar a los alumnos de que estos tiempos requieren también un tipo de estudiante diferente, activo, protagonista de su propio aprendizaje. Si nosotros, adultos, formados y profesionales nos vemos a menudo perdidos en un mundo tan cambiante, imaginémonos cómo pueden sentirse ellos, inmaduros, poco formados todavía, y con un horizante vital y profesional que no invita a la esperanza.

 

Borrador de proyecto Flipped:

Eduardo Requejo García_Proyecto final_Bloque 3

Reflexión sobre el trabajo cooperativo

Esta fase del curso, en la que he tenido que consultar foros y participar en ellos ha sido muy constructiva. He podido comprobar la importancia que tiene el trabajo cooperativo, no solamente porque permite conocer nuevas ideas y maneras de trabajar, sino porque (y fundamentalmente) el conocimiento exitoso es muy difícil que se dé en soledad. Compartiendo el trabajo se encuentran mejores soluciones a problemas comunes, se gana en rapidez y se construye un conocimiento colectivo del que todos salimos beneficiados y nadie, absolutamente, nadie, sale perjudicado.

Esto ha cambiado mi forma de ver el trabajo. A menudo me sentía solo frente a determinadas tareas, pero poco a poco he ido comprobando que esta soledad es un problema en sí mismo que se debe solucionar. He podido aportar mis ideas y he podido aprender mucho del trabajo de mis compañeros. Puedo decir que si mi trabajo es bueno, lo es en gran medida gracias al trabajo de mis compañeros, del que he podido aprender mucho y que me ha motivado para tratar de mejorar.

Esbozo de Proyecto Bachillerato

Pregunta guía es: ¿Están correctamente formulados los mensajes escritos que lees cada día en tu entorno más próximo?

Producto final: Informe sobre las incorrecciones ortográficas, léxicas y gramaticales que los alumnos ven en su realidad más próxima tales como mensajes en tablones de anuncios, carteles publicitarios de su localidad, cartas de restaurantes, publicaciones locales, pasquines, ofertas y demandas de empleo escritas por particulares que dejan en tiendas, paradas de autobús, etc., grafitis, etc.

El objetivo es que los alumnos reflexionen sobre la importancia que tiene la forma en que se emiten los mensajes y su impacto en los destinarios dependiendo de la claridad, la precisión y la estética, y puedan sacar sus propias conclusiones acerca del impacto que tienen mensajes con un estilo correcto y esmerado frente a mensajes incorrectos o descuidados, de manera que puedan ser conscientes de su importancia.

Fases del proyecto:

Primera: Selección del ámbito de estudio. Los alumnos se organizarán por grupos y decidirán en qué ámbito van a centrarse: comunicados municipales (bandos, ofertas de empleo, carteles, etc.), comunicados en su centro de estudios (avisos, circulares, correos electrónicos), cartas de menú de bares y restaurantes, publicaciones locales, correo comercial (tanto el que aparece en buzones como en parabrisas de coches o cualquier otro lugar), avisos de venta y compra de pisos o coches, grafitis, carteles publicitarios, ofertas y demandas de empleo (que aparecen en comercios, paradas de autobús, etc.), y cualquier otro texto que aparezca en sus ámbitos más próximos.

Segunda: Elaboración del corpus. Una vez establecidos los grupos, cada uno dedicará a recopilar una cantidad de información suficiente y significativa que posteriormente se analizará.

Tercera: Análisis del corpus. Una vez se tenga el corpus, se hará un análisis del corpus que se haya obtenido según el modelo del esquema del proceso de la comunicación de Jakobson, centrándose, fundamentalmente, en el mensaje, el código y el canal.

Cuarta: A partir de la fase anterior, se estudiará cómo es el mensaje y se tratará de determinar su eficacia y repercusión en el destinatario al que se dirige, además de reflexionar sobre la información extralingüística sobre el emisor que el mensaje ofrece.

Quinta: Se elaborará un informe (que será evaluado por el profesor) acompañado de una presentación en el aula (que será valorada por el profesor y el resto de alumnos).

Rediseño de actividad según la Taxonomía de Bloom

Actividad ordinaria: Lectura, memorización y exposición de la biografía de un autor de la Generación del 27.

Esta actividad se sitúa en los primeros niveles de la Taxonomía de Bloom, concretamente en los niveles 1 (recordar información) y 2 (comprender información). Probablemente, pasado un tiempo, los alumnos olviden la mayoría de los datos que han estudiado debido, fundamentalmente, al proceso de aprendizaje (memorización) y al carecer de una aplicación práctica más allá que la respuesta a una pregunta de examen con una puntuación determinada.

Rediseño de la actividad:

Se puede rediseñar la actividad de manera que la elaboración resulte más interesante para el alumnado y el aprendizaje obtenido conecte con algún elemento de su vida cotidiana, además de incluirla en los niveles más profundos de aprendizaje descritos por Bloom.

Título: Elaboración de una presentación o vídeo sobre la biografía de un autor de la Generación del 27.

Periodización de la actividad:

Primera sesión: El profesor ofrecerá una nómina completa de autores pertenecientes a la Generación del 27 acompañada de breves comentarios que sirvan de motivación a los alumnos. A continuación, se formarán los grupos de trabajo teniendo en cuenta el gusto por el autor y las características particulares de cada uno (proximidad para trabajar fuera del aula, alumnos que puedan ayudar a otros, acceso a internet, etc.).

Asimismo, ofrecerá a los alumnos una rúbrica de evaluación, elaborada con el programa Rubistar, que incluirá los niveles de desempeño y la puntuación de cada uno de ellos para que conozcan qué se pide que hagan y qué valoración obtendrán.

Segunda sesión: El profesor explicará la metodología empleada para la elaboración del producto, así como las herramientas que se deben usar: en el caso de una presentación, se utilizará el programa Power Point o uno similar. En el caso del vídeo, se utilizará Screencast-O-Matic, aunque previamente se elaborará una presentación que será el objeto de la grabación.

El profesor mostrará su canal de Youtube (que los alumnos ya conocen) para que puedan comprobar cómo es el producto que se les pide (https://www.youtube.com/watch?v=8nYiNWXET3c&list=PLUw3dy3T_CCxQYURwkqsBqGBJySBfsaHJ).

Tercera sesión: Trabajo fuera del aula (fase de investigación): Los alumnos deben buscar la información necesaria para la elaboración del material. Tendrán que acudir a internet para consultar todo aquello que sea necesario. El profesor ofrecerá una serie de sitios web que podrán servir a los alumnos como referencia, aunque se valorará el uso de otras fuentes con el fin de fomentar el trabajo autónomo de los estudiantes.

Cuarta sesión: Trabajo fuera del aula (fase de elaboración del producto): Los alumnos deberán diseñar las diapositivas que después emplearán en su presentación, tanto si la exponen de manera oral en clase como si la convierten en un vídeo que mostrarán en la clase también:

  1. a) Dibujar (o imprimir) un mapa y señalar en él los lugares más importantes en la vida del autor (lugar de nacimiento, lugar, si fuese el caso, de fallecimiento, lugares en los que haya vivido y estudiado, lugares relacionados con su obra, etc.).
  2. b) Relacionar al autor con otros autores, artistas, intelectuales, políticos, etc. de su época  y generación con el fin de comprobar los vínculos generacionales e ideológicos y elaborar, de esta manera un perfil más amplio y exacto que el que ofrece el libro de texto.
  3. c) Seleccionar anécdotas de su vida para ofrecer, también, una imagen humana del autor más allá de lo estrictamente académico.
  4. d) Investigar su huella en nuestra sociedad, comprobando si existen fundaciones que lleven su nombre, así como colegios, institutos, bibliotecas, universidades, calles, plazas, etc., de manera que se pueda valorar si su impacto en la sociedad ha trascendido su obra.
  5. e) Realizar una búsqueda general de la literatura que dicho autor ha producido (biografías, ensayos sobre sus obras, estudios, etc.).
    f) El producto de la actividad será un breve trabajo que se expondrá en clase. El profesor valorará la calidad académica del mismo y los alumnos contribuirán con una valoración sobre la exposición.

 

Quinta sesión: Trabajo en el aula (tutorización del trabajo previa a la exposición final): Los alumnos mostrarán al profesor el trabajo realizado. Éste corregirá los errores que crea convenientes (en el caso de haberlos) y les dará las últimas indicaciones, tanto académicas como técnicas para que el trabajo cumpla con las directrices marcadas.

 

Sexta sesión: Exposición del trabajo: Los grupos saldrán a exponer sus trabajos ante el resto de compañeros y del profesor. Todos sus componentes deberán intervenir en la exposición, y deberán concluirla con una breve reseña acerca de la metodología empleada para llevar a cabo su trabajo.

La evaluación de la actividad se hará basándose en la rúbrica de evaluación que los alumnos conocen y poseen, la cual contiene claramente expresados los criterios, tanto de evaluación como de calificación.
Este diseño de la actividad la sitúa ya en los niveles tercero (usar la información y aplicar lo aprendido), cuarto (organizar y descomponer partes), quinto (comparar y seleccionar ideas) y sexto (unir elementos para formar un todo). Fomenta, asimismo, el papel activo del alumno en su aprendizaje y conecta lo aprendido (lo descubierto) con su realidad inmediata y con la sociedad.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑